UN HÉROE MUERE SIN ALIADOS

Hace frío en las cloacas, las paredes están húmedas y escucho las gotas reventar en el piso. Camino por un pasillo resbaloso y agarrado de la pared bajo hasta una bóveda, donde todos los túneles se juntan.

Al bajar las escaleras escucho el eco de voces provenir desde el fondo de la bóveda, los escalones son cortos y con los dedos me agarro de las salientes en la pared. Descubro un pasillo iluminado con velas, sus flamas titilan con mis pasos y se extinguen detrás de mí. Observo un grupo de jóvenes de trajes blancos armados con sables, escuchan a su líder que los ha reunido alrededor de la fogata. Intento ver su rostro, pero se desvanece con el sonido de su voz.

—¡Oye tú! — dijo el líder al descubrirme detrás del grupo, los demás voltean con rostros ocultos por la oscuridad.

Doy media vuelta ignorando los insultos que me lanza, pero una palabra más hace acercarme y golpearlo. Por un instante el grupo no cree lo que han visto, levantan sus armas y me persiguen.

Huyo por el túnel con toda la fuerza que tengo, la salida es imposible de hallar en este laberinto subterráneo y pronto mis piernas dejan de responder.

“Necesito un respiro.”

Sus ruidos se alejan y creo que los he perdido, pero descubro a uno acechando en la oscuridad. Veo el brillo del sable desaparecer con su propia sombra.

“¡Está de espaldas!”

Empuño la daga y apuñalo su cuello, espalda y estómago. Caigo al suelo, veo su cuerpo tirado junto a mí y lo empujo al arroyo de la cloaca. Agarro el sable y me deslizo en la oscuridad listo para enfrentar a mis enemigos; entonces siento un golpe en el cuello y un chorro de sangre escapar de mí. Intento detener la hemorragia y mi vista se llena con destellos en cada golpe que recibo.

El águila ondea en el asta de la plaza de armas con el verde, blanco y rojo, en una noche que resplandece en llamas.

—¡Cúbranse! —gritó un soldado y hay una explosión.

El pelotón abre fuego contra un edificio, tanquetas disparan desde sus torretas, soldados se abren paso en el fuego cruzado hacia la entrada y los tanques se preparan a disparar. El capitán pide el apoyo aéreo para combatir a las fuerzas del interior.

Nuestras fuerzas están perdiendo el combate, soldados mueren y otros retroceden, los carros blindados explotan uno a uno. Escucho un grito en la plaza de armas y veo a una mujer protegiendo a su hija del tiroteo. Me apresuro saltando escombros y cubriéndome de las balas, llego a ellas cuando un proyectil explota justo donde estamos. Los ruidos desaparecen, la bandera se incendia y la asta es derribada. En ese momento ves la realidad con lentitud, lo suficiente para conservar ese instante y llevarlo contigo. Un moribundo tendría la imagen de su familia; yo veo los restos de la niña y su madre.

“Una nación perdida…”

Safe Creative #2207041513980

2 respuestas a “UN HÉROE MUERE SIN ALIADOS”

  1. Eres poeta. Imaginación superior. Gran lector.
    Me gusta esta historia para una película.
    Algun dia vere una obra tuya en pantalla grande
    Gracias por darme esperanza de que hay jovenes creativos

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias Oralia leer y tomarte el tiempo de escribirme. Tus palabras me motivan mucho. Seguiré escribiendo con más entusiasmo que antes.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: