LA GUERRA DEL ÁGUILA

Hace frío en las cloacas, la humedad de las paredes y el sonido de las gotas revientan en el pasillo.

Camino por el piso resbaloso apoyado de la pared hasta el final del túnel y llego a una bóveda donde todos los túneles se juntan, no sé si son entradas o salidas, pero es igual a un laberinto.

Cuando bajo las escaleras escucho voces circular desde el fondo de la bóveda, los escalones son cortos y con los dedos me agarro de las salientes en la pared.

Descubro un pasillo iluminado con lámparas cálidas que a mis pasos titilan antes de fundirse. Observo un grupo de jóvenes de trajes blancos reunidos en la fogata y armados con sables, escuchan a su líder que los ha reunido.

Intento ver su rostro pero se desvanece con el sonido de su voz.

—¡Oye tú! —dijo el líder al descubrirme detrás del grupo, los demás voltean con rostros enmascarados por la oscuridad.

Doy media vuelta pero un insulto más me hace golpearlo. El grupo levanta sus armas y se lanzan sobre mí, corro por el túnel con toda la fuerza que tengo, el aire comienza a hacerme falta y pronto las piernas dejan de responder, la salida es imposible de hallar en este laberinto subterráneo y siempre termino en una bóveda con más túneles.

Los ruidos de mis perseguidores desaparecen, creo que los he perdido, pero descubro a uno buscando en la oscuridad, la silueta se ve a contra luz y brilla la hoja de su sable; está de espaldas.

Avanzo lentamente, siento la empuñadura de la daga que sostengo, me aproximo con cautela y lo apuñalo en el cuello, espalda y estómago.

Caigo al suelo, veo su cuerpo tirado junto a mí y lo empujo al arroyo de la cloaca. Agarro el sable y en la oscuridad me deslizo listo para enfrentar al enemigo; entonces siento un golpe en el cuello y enseguida un chorro de sangre escapa cuando intento detener el sangrado, la vista se vuelve difusa con pequeños destellos de nitidez en cada golpe que recibo.


—¡Cúbranse! —Grita alguien cuando un proyectil explota cerca de mi. Estoy por levantarme cuando miembros del pelotón abren fuego contra el edificio frente a nosotros, carros blindados disparan de sus torretas, soldados se abren paso en el fuego cruzado para llegar a la entrada, incluso hay un par de tanques listos para disparar; la guerra se desata y el capitán pide el apoyo de helicópteros para combatir a las fuerzas del interior.

El águila ondea en la asta de la plaza de armas con el verde, blanco y rojo, en un cielo oscuro resplandece en llamas. 

Nuestras fuerzas pierden el combate, los soldados caen y se repliegan, los carros explotan uno a uno. Escucho un grito en la plaza.

Una mujer abraza a su hija cubriéndose del tiroteo.

Recorro la plaza por los escombros evitando las balas, llego a ellas y trato de tranquilizarlas, busco un camino para lograr escapar cuando  el zumbido denso de un proyectil impacta junto a nosotros. Los ruidos desparecen, la bandera se incendia al mismo tiempo que la asta se dobla suavemente, en esos momentos cuando agonizo las cosas son sutiles y nostálgicas, es el tiempo suficiente para retener esa imagen y llevarla contigo.

Un moribundo tendrá la hermosa escena de sus familiares antes partir.

Yo veo el horror, el fin de una nación ultrajada.

Apenas tengo fuerza para girar la cabeza y veo el cuerpo de la niña separado de su madre, hay algo familiar en ella, no la reconozco pero siento conocerla.

Safe Creative #1901069541680

PXMOR/Libro 1/SUEÑO II: MUÉSTRAME A UN HÉROE QUE HAYA MUERTO ACOMPAÑADO DE SUS ALIADOS

2 comentarios en “LA GUERRA DEL ÁGUILA

Responder a Oralia Aguilar Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .