The Wounds That Take Us Away

I am in a tower where everything is concrete with columns and roofs without details; it is a place that spreads a real melancholy of a dream that began and was abandoned by the dreamer.

This skeleton has the finest view of a horizon of fertile land to be cultivated. It is an emotion that trembles in my chest when I climb the dark steps; I follow the glow that seeps in from the top floor.

The landscape is revealed when I leave behind each level of the structure, I can feel that atmosphere that darkens me and I am adopting.

She surprises me when I see the line that separates paradise and earth; her steps on the stairs make me turn around. She stops and stares at me over her shoulder.

“I promised to wait for you,” I said.

She leans her head looking at the emptiness, then drags her eyes and looks at the floor that awaits her on the next stairs and continues her way.

I follow her until we reach the rooftop, and she stands on the edge of the tower. I kept my distance.

“In every dream you find me,” she said extending her leg out of the edge and holding her slipper with her fingertips.

“Come with me,” I get closer, but she drops the slipper and stops me, “why are you running away when I find you?”

She turns around, stares at me with her expressionless eyes and throws herself off the cliff.

“Please don’t give up.” I said holding her arm.

I help her up, and we sit on the edge. She remains agitated with her gaze on the ground, catches her breath and turns to me.

“Will you ruin it?” She said.

“No,” I replied shaking my head, “and you?”

“Neither,” she smiles.

She walks along the roof of the tower prowling its corners and stands to look at the horizon. The sun illuminates the huge treetops in the forest and her beautiful figure with her hair lifted by the wind.

“Our lives have always been shrouded in sadness,” I said.

“Why do you talk as if you understand what I have lived through?”

“I was there, in all of your dreams I saw you and I’ve also felt it, you know it,” I replied, “I followed you here where everything ends to return to you.”

“This place is yours like mine,” she hesitates and leans her head to find her thoughts, “who are we? Why do we always meet?”

I also have the same questions, but if this is our creation and we always meet, it is because we are together in this.

Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

Open Your Eyes And Look At Me Again

I scream calling someone, but I don’t see who.

“I am alone…”

No one comes to the fox valley.

I walk down the hill dappled with flowers, waves of wind shake them and release their fragrances.

I’m immersed in a mist.

Exhausted and crestfallen I glance up at the avenue. There is a tree with wide branches that cross the street and give shade at the bus stop where I am.

The bus stops with the screeching of the brakes and the vibration of its sheet; compressed air hisses, and the door opens. I pay the fare and walk the path that glows in the light from the windows; each golden line inhales away the brightness of the seats and breathes gently, returning the intensity of its beam. All except the one with the woman in the black swan-neck sweater.

“It’s her!”

She is with her gaze left in the void; I approach her looking for her green eyes, but she refuses to look at me. Sitting next to her I hold his hands.

“I miss you,” she said.

Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

Feline Smile

[Hey, I tried to call you! On Sunday we are going to Plaza Galerías, the whole class is gonna be there at 5pm. You must come hahaha… Hope to see you]

I got her message on Facebook a day after dreaming about her. It’s been a while since I met with my high school classmates, but the truth is, she the cause of my nerves.

I arrive before the hour and I sit down on a bench far from the meeting point. Although I get along well with people, there are only a few that I can talk to without feeling compromised and endure those annoying silences.

I wait and pretend to text to cast light glances. It is 5:00 in the afternoon and until then there are no signs of her or the others, so I go to the meeting point in full view of everyone. I think is the wrong day or time.

“I’m stranded like a cat in doubt.”

If I was late and they followed the plan, I will have to meet them in the mall or call my friend to find us; or avoid the effort and retire. I look at the crowd, hoping to see a familiar face; I imagine observing myself from that bench, and how absent-minded I look at the entrance as the last chosen player. Anyway, I’m trapped, and I only wish I wasn´t there.

“What the hell is going on where are they?”

It is 5:30 when she leaves the mall to meet me, with her green eyes and a feline smile she hugs me. She is a little smaller so her head reaches my neck and I can smell the minty scent of her hair. Honestly, I don’t remember how much we talked that afternoon, I suppose it was nice for our looks and laughter.

Forty minutes later another one appears, greets my friend but does not recognize me; closes his eyelids halfway as if he expected to give him a proof of being companions years ago. I don’t care and smile.

Her best friend arrives and with a kiss recognizes me. She came with another classmate, and like the other she has forgotten me. I really don’t care.

We stayed until we realized that we were all. I feel sad for her, only few came.

She was one of the most popular girls in high school, not because of the cheapness of being the “Hottest girl.”

“Sorry, it’s true. There is no scam greater than popularity for the beauty of youth.”

Of course, she is pretty with fine, soft features, kitty lips and ears sticking out of her black hair. Her skin is light without being white, thin with a little but firm peach butt; sometimes its big or small, fallen or raised, it all depends on her clothes. The same happens with her tits, they are like a pair of cupcakes; I just need milk to enjoy them.

“She is not perfect, but authentic in its entire being.”

I’m sure the reason for her popularity is her personality; she adapted very well, one day she could talk about video games, board games, comics and the other day I would see her on the basketball or volleyball field.

She was an awful student and more than once I had to get her out of the detention room. I’m don’t remember when we became friends, but I know the day we met.

It was when the volleyball fell onto the grass and rolled towards me, where I was resting.

“Hey! Can you pass me the ball?”

I raise my arms from my eyes, and I look at her standing on the field in her white uniform; behind her everyone awaits my answer.

“You come.”

“Please!” Said with her hands on the waist.

“I’m not your damn ball boy,” I covered my eyes.

I even feel his presence standing there.

“Forget it,” said one player, “he is a loser.”

I see askance and find him on the other side of the field. I get up and pick up the ball.

“Be careful, he’s already mad!” He mocked supported by the laughter of others, even she covers her mouth to laugh.

I throw the ball in front of me and jump hitting it in the air, it shoots over the net, passing the players and it goes down. The guy who screamed throws himself and the ball lands inside the field.

It wasn’t the best of all shots; I was more encouraged to hit the guy than make the play. It was enough to impress them.

We bought coffee at the Flor de Córdoba and wandered around the plaza aimlessly in the stream of people. My friend proposes to go to the billiards, I thought that would get high hopes, but each one makes an excuse to leave.

“Okay, so what are you here for? “

We go alone, we had a great time and a lot of fun; ordered French fries and drinks, and we split the bill.

She beats me two of three games; then we play a shooting arcade, as a team we fight the demons that try to kill us, if they beat us, we will start separated in the game until we meet.

At night we exchanged numbers and said goodbye. We will take the same bus, only in opposite ways from the city. She waits in front of me distanced from the avenue.

Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

The Gift

“I fell into absolute darkness, in the depths where he lives…”

Unconscious I collapse like a feather into the abyss; thin and luminous ribbons descend from the outside. They tie my body and smoothly pull me to the wavy surface. I cross the ocean line into the sky and enter a hole with windows shining in golden lights. On the ascension the vitality of my being declines.

A valley of flowers follows from the tunnel, the sky is clear and the clouds concentrate in a vortex. The ribbons become warmer and transform into a radiant point that spreads flares in the shape of rings. Three angels levitate in paradise and stare at the moon above them, in it is the tower where there is an enormous tree that emerges from the heart of the copper vault. My journey continues along the rock paths to the library and books are dragger away in a sandstorm. Then come the sewers and take me inside the tower. I arrive at the temple where the wind organ sounds, there are candles surrounding the altar and I hear a voice calling me from outside. It is noon and a blue light falls on the town. I blow steam into my hands that I can barely heat. 

The doorbell rings as I come in the cafeteria; it reflects the menu table in the dessert display case, no one is at the counter.

Sprinklers spray the grass and the droplets get trapped in its leaves, two butterflies flutter among the trees and then rise to the tops, a few rays of sunlight escape from the branches and fall to the ground with small dots of light.

The faint bright flickers at the sound of the projector; the film shows the star-filled ocean where a comet traveling in a bright spot.

I look back and a glow appears across the street, it comes from her medallion. She is sitting on the pedestal of the pole and is waiting leaning on it. Her blouse is white and her skirt is gray, her eyes are green and her hair is straight black.

“Where have you been?” I asked.

“I haven’t moved from here,” she pats the concrete and stares at me, “will you go up?”

I sit next to her and from there we observe the town.

“A dream,” she said.

“But who?”

“Me,” she replied, “whenever I am sitting here, I see you going through those places and you disappear into one of them.”

“I don’t remember.”

“Well, it’s the first time you’ve come to my side,” she takes the medal off his collar.

In her hands she extends the chain and wraps her arms in my neck; her lips are close to me and I kiss her, she stays with me until she fastens the chain, then with a smile she jumps away from me.

“I will wait for you!” I yelled behind her before she disappeared around the corner.

Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

When Seagulls Fly

My brothers swim in the sea while I am sitting on the sand accompanied by my dogs, my father drinks a beer and helps my mother prepare the ceviche.

I go in the sea until I cross the waves blast away from my brothers and I dive into the depths. I rest lying in the water and look the seagulls pass by in the sky. I swim to shore but I can’t get out, I’m trapped in the current and a wave rises behind me. I struggle to escape it, I call my brothers who play on the shore; I scream to my parents, but they continue preparing the food. My mother calls them to eat but she never called me; only my dogs see me. The wave breaks pulling me into the sea and rolls me inside. I fall on the beach; I try to get up and as soon as I recover the wave falls on me and pulls me into it. And I never went back to shore.

Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

Echoes Of The Past

A desperate scream in the dark, I hear my voice came back.

Why have you left me?

Peace is extinguished and I only see war, I feel drained and I slowly consume myself.

CARLOS REEVES ’05
Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

Faeton

There is a lance-shaped tower on the moon, made of stone with symmetrical finishes connected at the tip of the arch. In the center is a rosette of violet and blue colors. The entrance is a cavity with engraved wooden gates guarded by two angels. Men, women, and children walk inside.

I find myself on a hill followed by a woman holding hands.

“I have to leave,” I said staring at her trembling eyes.

Kiss my cheek and release my hand.

I go to the tower and gather with the walkers; she waits on the hill.

At the entrance, one angel blocks my way and stares at me. A third angel comes out.

“What do you want?” The voice echoed in the wind.

“I want to see him,” I replied.

“Turn back!” said.

“Why should I move? I am image and likeness, more noble than you. Let me in!”

The angel moves aside and vanishes inside.

I climb the stairs where the cries and wails of the dark make me tremble. I feel exhausted and my sight is clouded, before everything was darkness, the third angel appears and takes me in arms. We float in the sky to the clouds that reveal the vault of the universe; I could distinguish three figures of radiant warmth. My body burns in flames until it scatters in flakes of dust.

“Dust you are and dust you will be,” said.

Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

Old Memories

A voice calls me, I turned around and there she was. I know who she is, I never heard from her again until today, and now I see her standing there in the Cathedral’s choir just as I remember her. Smooth and dark hair, light skin with green eyes, short and with a feline smile.

CARLOS REEVES ’05
Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

The Century Of Chimeras

The red cobblestone extends on the second floor around the courtyard, I walk down the hall and head to the library. It is unusual to find someone there and is ideal to spend time alone.

I stroll through the bookshelves to the window, light a cigar and watch out onto the street, I can see the walls that limit the high school and the tree on the sidewalk whose branches reach me. I rip a leaf and drop it, spins in the air and before touching the ground, a current lift it high in the sky.

Doors creak when opened and hit the wall, I throw the cigarette away and hide. There is an odd silence made by something that disturbs the stillness of the objects, and I sense the atmosphere of «That» is hiding. Carefully I move glancing over the books.

I hear the rubber of the soles squeak on the floor, one lighter than the other and different from each other; whispers come, laughter that does not want to be heard and the blow on a desk that screeches.

A young woman is sitting on the edge of the table, the hair hides her face and, in her groin, she has the head of «Something» that hugs her body. It is fascinating how she enjoys and silences the moans of her orgasm.

«That thing», «That something»; «That» sucks her, holding her arm and leans her facing the table. She laughs and turns around but «He» or «She» subdues her again.

“You hurt me!” She claims when her head hits the table, tries to withdraw but she can’t move.

«She or He» lifts the girl skirt and opens her thighs, «That» unfold its crotch where tentacles hold her tight; in the androgynous form of «He or She» I do not distinguish which flesh is penetrated.

What I experience is her getting rid of «She or He», «That or It», «It or That» hurts her, «He or She» who rapes and abuses itself, a diaphanous body and another tangible, stain themselves.

At that moment I feel the turbulence of emotions that fade into something so dark and disturbing. There is a stench and I am paralyzed forced to keep watching. I see the pain of her sadness freeze my blood.

«She or He, That or It, Something or Thing. He or She, It or That, Thing or Something.»

“What are you?”

“…Ehshe,” «That» replied.

The girl falls at Ehshe’s feet, she writhes the legs hiding her vagina and with her hand the anus, the bleeding paralyzes her and withers until she becomes a trembling and sobbing lump. Ehshe licks her cheek and vanishes without taking its tongue off.

I cannot imagine the impression she has when her gaze, clouded with tears, reveals me. Wipe her eyelashes.

“Why are you here?” She asked, “it’s a nightmare.” Said shaking her face trying to erase the past.

“No, this is real,” I replied.

“Shut up!” Hides her face, “No one knows, only me and no one else. You are not here; you do not exist for me.”

Raises her head and finds herself in a pasture of a radiant green in the light of a crystalline sky, there is no pain and wears an impeccable white coat. And then she discovers that I’m not there anymore.

“I am sorry,” said.

Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

My Moon

I see the immense moon, beautiful and radiant.

Without company and so similar.

My sister, I talk to you and even ask for you advice.

“Take the course of immortality,” she said, “learn the path of loneliness; let’s share this arid feeling, the bitter that I observe on earth.

Let’s keep the warmth of our hearts.

“Do you think we can exist just you and me?” She asks.

I love you as a part of me; I desire to give you the essence of my existence, as the fruit that shelters me every day.

CARLOS REEVES ’05
Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

The Fall Of The Spirit And The Return Of The Eagle

I feel restless, I stand up and go to the hall feeling that anxiety increase.

Soon my heart beats fast and my breathing shakes. Now I run down the hallway that stretches into infinity and swirls in the dark.

I reach a gate outlined by the light from beyond.

The girl stands up, I hit on the gate to get her attention, but she barely listens. She takes one step forward and slowly another, takes the next and the next, until she runs to the horizon and throws herself on the cliff with open arms. The gate opens at once, I rush to reach her, and I rise in the wind. I do not see her from above and fear the worst; my eyesight improves and I plummet to the precipice. My body trembles as I descend with speed. The girl shakes passed out in the air, I catch her with my claws and spread my wings. The girl wakes up, climbs onto my back and hugs my neck, leaning against me. Finally, we head to our destination.

Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

A Dark And Miserable World

My mind and spirit are opposite to you, I’m blindfolded, and I wield a sword to cut every part of you and restore the balance. I only listen you call for an audience.

I hear fragile ants with a miserable spirit, seduced by the queen they have crowned. A queen radiant with illusions and numbed by the melody of the advisors that adorn her.

Today’s queen is different from tomorrow’s, the investiture is the true cult of the reign. The skies cloud over the kingdom and darken the mirage of its power.

I sense that another world is coming, made by man and woman; women and men from whom the light was taken will come like lightning in a storm of rage and pain.

CARLOS REEVES ’07
Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

A Hero Dies Without Allies

It is cold in the sewers; the walls are damp and I hear the drops bursting on the floor. I walk leaning against the wall until I reach a vault where all the tunnels come together as a maze.

Going down the stairs I hear the echo of voices coming from the bottom of the vault, the stair is short and with my fingers I grab the ledges on the wall. I discover a candlelit corridor, their flames flicker with my footsteps and die out behind me. I watch a group of young men in white suits armed with swords, listen to their leader who has gathered them around the campfire. I try to see his face, but it fades with the sound of his voice.

“Hey you!” The leader said upon seeing me behind the group, the others turn with faces hidden by darkness.

I turn around ignoring the insults he throws at me, but one more word brings me closer and hits him. For an instant the group does not believe what they have seen, they raise their weapons and chase me.

I flee through the tunnel with all the strength I have, the exit is impossible to find in this underground labyrinth and soon my legs stop responding, I need to take a breath.

The noises drift away and think I lost them, but I recognize one lurking in the dark, I watch the shine on the sword disappear in his own shadow.

“I’m behind him!”

I approach, grasp the dagger and stab him in the neck, back, and belly. I fall to the ground, his body lying next to me and I push him into the sewer flow.

I grab the sword and slide into the dark ready to face my enemies; then I feel a blow to the neck and a stream of blood escapes from me. I try to stop the bleeding and my sight fills up with every blow I get.

The eagle waves on the pole of the Main Square with green, white and red, in a night that glows with flames.

“Take cover!” Shouted the soldier when there was an explosion.

The platoon opens fire on a building, armored cars shoot from their turrets, soldiers force their way in the crossfire towards the entrance and the tanks are ready to fire. The captain asks for air support to fight the interior forces.

We are losing the battle, soldiers die and others retreat, the armored cars explode one by one. I hear a scream in the Main Square, and I see a woman covering her daughter from the shooting. I rush to them skipping debris and dodging bullets, I reach them when a missile buzzes and explodes on us. The noises disappear, the flag catches fire and the pole falls. At that moment you see a slow reality, enough to keep that moment and take it with you.

A dying man would have the image of his family; I see the remains of the girl and her mother.

“A lost nation …”

Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

The Dwellers In The Caves

On this narrow path the fire serpent descends towards the heart of the mountain.

We advance in the gloom, torches reveal the smooth contours of our armor and on the march we illuminate the tunnel.

The villagers asked for our help and a first group answered the call. Weeks went by without hearing from them, so we go back to finish the assignment.

Months ago, the miners discovered a copper vault where demons are prisoners. At first, they confused them with figures carved in stone, but they woke up when they sensed the presence of men. They lifted their stout bodies with twisted horns and tangled manes.

The twinkling-eyed demons watched the miners flee in terror. From the depths, a wave of bellowing invaded the tunnels. Those who had escaped sealed the mine and heard the screams of their companions drown.

We follow the latin prayer that comes from the tunnels, as we get closer a glow becomes more intense. We discover a monk kneeling before the cross that burns with a crucified man, his armor and body were charred, raises his head from his shoulder to look at us, in that instant we unsheathed our swords.

“Saints, back off!” Said the monk in a raspy voice and stands up, “this is my kingdom!”

With a sword in hand the monk strike, we dodge their attacks and curses. He is a man of God, nobody dares to fight him, one of us sent to preserve the faith of the first expedition. I take a side step when he dashes to me, the weight of the sword makes him stagger and he leans on it to stay upright, he recovers and looks to us, raises the edge and with a single movement I cut his arms with my sword. He falls to his knees observing his wounds. I pierce his chest and twist the blade bursting his ribs, wipe the blood on my face in front of the stunned gazes of the soldiers and continue my way to the copper vault.

Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

Romance Of An Idea

I have a grand obsession; I love her so much and it distresses me to be apart from her.

Again, she crosses my path and I think of pulling away. I remember the day when I didn’t want to go with her, and I insisted inside myself. At first I hesitated, but I tried again.

CARLOS REEVES ’05
Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

The Voice Of Darkness

Without mercy or pity, goodbye tears. 

Hate, anger and revenge satisfy me.

“Who can you trust?”

I would answer.

“Trust yourself.”

We must triumph over treachery, get up and keep going.

“Be the best of you.”

Love fades and hatred prevails; follow your ideals and push yourself.

Defeat the silent enemy that dwells in your spirit, hide those feelings and you will live.

CARLOS REEVES ’05
Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

The King Of All The Beast

I remember a quarry tower raised in front of me, tall with an ogival shape and dark reliefs. As a spear that breaks the midnight and with its peak separate the thick mist, the moon’s light penetrates through the cleft and draw the grooves on the facade.

The gates open at a body’s distance, the interior light brings a soft, warm and pulsing glow; I feel each wave radiate towards me. The rosette of an eye crowns the portal with a look on the surroundings, above it has a worn inscription, my sight fades when I try to read it, and it seems to say “Εησηε”. At each side of the rose window, wings formed by feathered bones extend and form the base of the tower like a dead bird.

I am sitting with my eyes hidden by the edge of the hood; I see my arms covered by the purple robe with gold brocade and my hands sweat as I grab something under my sleeves. Hooded men with their eyes on the altar, I have the feeling of having awakened from a dream while something is happening in that direction. I lift my head when I hear a young woman cry, she is pregnant and dragged by two men; she refuses to walk and struggles to free herself.

“There is something familiar about her, I’ve seen her before.”

The men lift her naked and offer their bosoms to heaven. From the same place where they brought her, another woman walks towards her from the threshold. Her robe is the same as mine, she wears a feather crown forged in bronze. With her gaze follows the trail of her palm on the skin of the young woman subjected to the altar, pushes her fingers on the belly and with one blow stabs her with a dagger.

The scream jumps me up, the men next to me want to stop me and use their strength to subdue me. I stab them with the pair of hidden daggers in the sleeves and with the fury of a lion I hurt everyone who rushes against me. I make my way by cutting and passing through whoever crosses my path.

The young woman’s screams are painful calls that vibrate in my ears, I feel the anger emerge from my heart and consume the fear. Nothing stops me, I don’t care about losing the daggers, there is no pain; I kill everything in my power. 

“I want more.”

I feel a tickle on my lips, my jaw opens with fangs and I throw myself into the meat; I tear bodies apart with claws, dismembering bones and bowels with every blow.

I am filled with the force that feeds from the burning ember in my chest. I rip the terrified faces from their skulls. At that moment I’m powerful.

I capture the woman with the crown, put her head in my snout and crush her until I feel the blood drip. Crouching on the altar I devour my prey and see how they flee from me; I enjoy listening to their screams and wails.

“I am the one who sacrifices their lives, my revenge!”

The coiled body of the young woman is on the ground just as she had fallen, and the horror she suffered froze on her face. I watch her with my heart thumping throughout my body, I can feel the pulse of blood and the steam of my gasp. I hold her in my arms and kneeling on the altar I crown her with the bronze feathers.

Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

Demon’s Night

I close my eyes with the midnight cricket’s song, lulled with the branches swinging in the breeze. I saw through the window an emptiness in the sky where the stars have turned away from the moon. Hidden in the darkness, the crickets stop their song and listen to the voice that calls me.

Something peeks through the branches and holds onto the trunk with its claws. That turns its gaze to the sky and climbs the tree with slow steps until disappears into the leaves.

Holding hands, we walk down the street of a colonial city darkened by an approaching storm. Without saying a word, we stroll through the quarry facades light with a warm bright. She smiles at me.

The road becomes narrow and the walls tighten each other until I can only move after her. At the end we reached a field of green hills and a tower in the center as a spear in the night light. Above the entrance is the symbol of an eye, and at each side large, wings with chains extend that jail the building.

“I have to go,” she said releasing my hand.

“Let me go with you,” I insist on following her, but she refuses.

She walks into the tower when I take her hand again. The thunder draws the clouds and breaks the sky; the rain falls in long heavy drops.

“I’ll be back soon, I’m looking for you,” she walks away separating herself from me, “wait for my message.”

I sprinted to her and embrace her and rested my face on her shoulder.

“I need you; I love you.”

Her body collapses in my arms, I called her holding her head. The gates of the tower open. From inside comes the voice that whispers in my ear from that distance.

Something is coming.

“What have you done!” I shouted, “why did you come?”

That something just stares at me in the rain.

Safe Creative #2004123637530

Please leave your comments if you like to contribute to improve the translation of this story. I’ll be very greatful.

LAS HERIDAS QUE NOS APARTAN

Me encuentro en la obra negra de una torre, todo quedó en concreto con columnas y techos sin detalles; es un lugar que transmite cierta melancolía de un sueño que comenzó y fue abandonado por el soñador.

Este esqueleto tiene la mejor vista a un horizonte de tierra fértil para ser cultivada. Es una sensación que vibra en mi pecho cuando subo por los oscuros escalones; sigo el resplandor que se filtra del piso superior.

El paisaje se revela al dejar atrás cada nivel de la estructura, puedo sentir esa atmósfera que me ensombrece y estoy adoptando.

Ella me sorprende cuando miro la línea que separa el paraíso y la tierra, sus pasos en las escaleras hacen que me dé la vuelta. Se detiene y me mira sobre su hombro.

—Prometí esperarte. —dije.

Ella inclina su cabeza observando el vacío, entonces arrastra la vista y mira el piso que le espera al final de las escaleras, y continúa su camino.

La sigo hasta que llegamos a la azotea, y se para en el borde de la torre. Mantengo mi distancia.

—En cada sueño sabes dónde encontrarme. —dijo extendiendo la pierna fuera del borde y con la punta de los dedos sostiene su zapatilla.

—Ven conmigo, —aprovecho para acercarme, ella deja caer la zapatilla y me detiene —¿por qué huyes cuando te encuentro?

Da la vuelta, me observa fijamente con sus ojos inexpresivos y se deja caer al precipicio.

—Por favor no te rindas —dije sujetando su brazo.

La ayudo a subir y nos sentamos en el borde. Ella permanece agitada con la mirada en el suelo, recupera el aliento y voltea hacia mí.

—¿Lo arruinarás? —dijo.

—No, —respondí agitando la cabeza —¿y tú?

—Tampoco. —sonríe.

Recorre la azotea de la torre merodeando sus rincones, y se detiene a mirar el horizonte. El sol ilumina las enormes copas de los árboles en el bosque y su hermosa figura con su cabello levantado por el viento.

—Nuestras vidas siempre han estado envueltas por la tristeza. —dije.

—¿Por qué hablas como si entendieras lo que he vivido?

—Yo estuve ahí, en cada uno de tus sueños te vi y lo he sentido, tú lo sabes. —respondí —te he seguido hasta aquí donde todo termina para volver a ti.

—Este lugar es tuyo como mío, —titubea e inclina la cabeza para encontrar en sus pensamientos —¿quiénes somos? ¿Por qué siempre nos encontramos?

También tengo las mismas preguntas, pero si está es nuestra creación y siempre nos encontramos es porque estamos juntos en esto.

Obra Protegida
Todos los derechos reservados

CUANDO LAS GAVIOTAS VUELAN

Mis hermanos nadan en el mar mientras estoy sentado en la arena acompañado de mis perros, mi padre toma una cerveza y ayuda a mi madre a preparar el ceviche.

Entro al mar hasta pasar el reventadero de olas lejos de mis hermanos y me zambullo en las profundidades. Descanso flotando de muertito y veo a las gaviotas pasar en el cielo.

Nado a la orilla pero no puedo salir, estoy atrapado en la corriente y una ola se levanta a mis espaldas. Lucho para escapar de ella, llamo a mis hermanos que juegan en la orilla, grito a mis padres pero siguen preparando la comida.

Mi madre les habla a comer pero a mí jamás me llamó; sólo mis perros me observan. La ola revienta y me arrastra mar adentro revolcándome en el interior. Caigo en la playa, intento levantarme y en cuanto logro reponerme la ola cae sobre mí, y me jala dentro de ella. Y jamás volví a la orilla.

Safe Creative #1901069541680

PXMOR/Libro 1/Sueño XIV: Ciclos

IDILIO DE UNA IDEA

Poseo una gran obsesión, le tengo tanto cariño y me angustia estar apartado de ella.

De nuevo cruza en mi camino y pienso en apartarme.

Recuerdo el día en que no quise acompañarla y dentro de mí me insistí, al principio titubeé pero al final lo volví a intentar.

CARLOS REEVES ’05
Safe Creative #1901069541680

PXMOR/Libro 1/SENTIMIENTO VII: Martirio

FAETÓN

Existe una torre en la luna con forma de lanza, es de piedra y acabados simétricos que nacen del arco. En el centro hay un rosetón de colores violeta y azules. La entrada es una cavidad con puertas de madera grabadas y es custodiada por dos ángeles. Hombres, mujeres y niños caminan al interior.

Me encuentro en una colina acompañado de una mujer tomados de la mano.

—Tengo que ir. —Le dije mirando sus temblorosos ojos.

Besa mi mejilla y suelta mi mano. Camino a la torre y me reúno con los marchantes; ella espera en la colina.

En la entrada uno de los ángeles me impide el paso y clava la mirada en mí. Sale un tercer ángel.

—¿Qué deseas? —su voz hizo eco en el viento.

—Quiero verlo. —respondí.

—¡Retrocede! —dijo.

—¿Porque he de moverme? Soy imagen y semejanza, más noble que tú. ¡Déjame pasar!

El ángel se aparta y se desvanece en el interior.

Subo por las escaleras donde los gritos y lamentos en las tinieblas me hacen estremecer. Me siento exhausto y la vista se me nubla, antes de que todo fuera oscuridad apareció el tercer ángel, y me lleva en sus brazos. Flotamos en el cielo hacia las nubes que revelan la bóveda del universo; pude distinguir tres figuras de radiante calidez.

Mi cuerpo arde en llamas y se esparce en hojuelas de polvo.

          —Polvo eres y polvo serás. —dijo.

Safe Creative #1901069541680

Camino a la torre hasta reunirme con los marchantes mientras ella espera en aquella colina. Hombres, mujeres y niños caminan al interior de la torre. Subo por unas escaleras oscuras y escucho gritos en el camino, en los escalones tropiezo con cuerpos chamuscados. PXMOR/Libro 1/Sueño IX: La torre del centinela

El Zorro en el Valle

En aquella oscuridad las llamas vacilan en el sordo recorrido del viento, de lejos son luces pequeñas dentro de un vacío donde la corriente cascabelea los pastizales, provienen de altas antorchas de madera gruesa con bolas incandescentes que resguardan el rebaño debajo de ellas; carneros, ovejas y corderos duermen echados con los rizos coloreados por el cálido fuego. En el campamento un Pastor descansa junto a la fogata rodeado del rebaño, recostado abraza el cayado y envuelto con la cobija solo asoma sus párpados serenos inmersos en la paz del sueño.

Cuidadosos pasos crujen en las sombras y merodean con gruñidos, el rocío de sus alientos caen en una oveja descuidada al borde de la luz. El delicado resplandor revela las orejas de zorros de ojos titilantes en el fuego, abren sus quijadas de perlados colmillos y la atrapan arrastrando su cuerpo hacia ellos con sutileza.
En el horizonte se levanta el sol en las montañas, el Pastor comienza abrir los párpados y en el ascenso sus rayos delinean la escarpada sierra que descienden en los pastizales. El Pastor despierta en el momento que los rayos recorren las colinas apartando la oscuridad; los zorros al verse alcanzados por el resplandor huyen ocultos en las sombras.

El día avanzó por el valle hasta apoderarse de él y se detiene en un risco formando una cortina que separa la noche, sin estrellas que la adornen ni luna que la revele, donde los zorros permanecen vigilantes en la rocas.


La brazas chirrean en la fogata mientras el Pastor observa las chispas escapar en el viento, está sentado envuelto con la cobija y mira al cordero que duerme en el hueco de sus piernas cruzadas, el cordero descubre el rostro de su señor y adormecida balita con las patitas recogidas. El Pastor lo toma en brazos y se levanta para luego caminar en el rebaño, las ovejas balitan agitando las orejas y los carneros inclinan las cornamentas; cada una es única en su mirada, balido y andar. Él sigue avanzando mientras el rebaño le abre paso hasta encontrarse con un carnero junto a una oveja echada, que al verlo venir se levanta a recibirlo. El Pastor se pone de cuclillas y suelta al cordero que se acerca a su madre, y lame la cara de su cría.
El Pastor se dirige hacia una colina, ahí se detiene y descansa recargado en su cayado, desde aquel lugar consigue ver el campamento con pequeñas motas de lana en el valle, todo bajo la luz del sol.

Mientras el rebaño duerme resguardado por las antorchas, el cordero está de cara a la oscuridad con la mirada inmersa en el espacio, escucha los sonidos que provienen y titubea a por un instante, pero al momento que su pata toca la sombra se siente confiado y entra en ella.
El pastizal cruje con el trote del cordero alejándose cada vez más del campamento; olfatea el extraño aroma que arrastra el viento y escucha un débil balido, responde y luego hay un silencio, en otro lado surge un balido y vuelve a responder, entonces camina en aquella dirección y varios balidos lo llaman de nuevo, son constantes e intensos acortando su distancia, el cordero confundido intenta acudir a cada uno de ellos.
Brillantes ojos aparecen en los pastizales imitando los sonidos del rebaño, los zorros permanecen ocultos y se asoman al ras de la hierba con sus miradas suspendidas en la oscuridad.

El escandaloso balido del rebaño despiertan al Pastor y descubre a las ovejas alarmadas absortas en el vacío, enciende la punta del cayado en la fogata a modo de antorcha y sale en su búsqueda alejándose del campamento en un punto luminoso en el valle.

Un veloz tropel se abre paso al ritmo de bramidos galopantes, y anuncia el avance de carneros que estremecen la llanura entre los montes.


Un Zorro sacude en su hocico al cordero que balita con un apagado llanto, entre mordidas y gruñidos se arrebatan la presa. La intensidad del alboroto los distrae de los alrededores hasta que sintieron los temblores en la tierra, ya era muy tarde para huir cuando son embestidos por carneros. El Pastor aparece detrás de ellos y cruzando la pelea persigue al Zorro que escapa con el cordero.

El Zorro se detiene para mirar atrás, escucha el distante golpeteo de cuernos y chillidos, confiado da la vuelta y lo último que ve es la braza ardiente del cayado clavarse en su ojo, entonces se retorció trabado en una sacudida de centellas que rechinan ante el rostro impasible del Pastor, las chispas truenan intensamente igualando la luz del día y surge un resplandor en el valle que desaparece al instante. Atrapado en una bola de fuego el Zorro es liberado del cayado y chilla en una estela incendiaria huyendo en la hierba.


Las ovejas están atentas a los sucedido en el valle, ven a los carneros llegar al campamento seguidos por el Pastor cargando al cordero. Entra a la tienda y lo acuesta en sus cobijas, en las manos nota mechones del pelaje que comienza a caerse, revisa las heridas en el cuello y después examina el hocico donde los dientes se han transformado en colmillos; el cordero se revuelca violentamente y su mirada se fue apagando.

—¡Quédate conmigo! —el Pastor lo abraza y le dice a la oreja —Escucha mi voz. —apoya el rostro en la frente del cordero y con lágrimas le susurra al oído.

El Pastor duerme con la frente en las rodillas y sentado abraza sus piernas, escucha un débil balido y abriendo los ojos encuentra al cordero echado en las cobijas, lo abraza con una sonrisa y acaricia su pelaje.

El cielo clarea cuando el Pastor sale de la tienda y el cordero se encamina hacia su madre con frágiles pasos. Recorre el rebaño donde solo le basta una ojeada y saber que todos están ahí. Conoce sus balidos y nombres, desde la más vieja a hasta la joven las escucha, ninguna es extraña, y a su vez ellas lo reconocen por su caminar, aroma y timbre de voz.


Hierba suelta vuela atrapada en remolinos y los pastizales sonajean con la brisa. Detrás de Él se extiende el valle de colinas donde el sol asciende iluminando la mañana y dibuja su silueta apoyada en el cayado.

El Pastor mira a la distancia hacia las colinas pasando el rebaño y más lejos en el horizonte, donde termina la tierra y comienza el cielo. Descubre al Zorro cerca del rebaño sentado a la luz del día ciego de un ojo y su cuerpo chamuscado; asoma la cabeza sobre los pastizales y con mirada marchita busca en el campamento. Se distrae con una mariposa que vuela a su alrededor y sigue el vuelo del insecto por el campo, de una hoja a otra revolotea al sentir el calor de su olfato y él da de saltos para alcanzarla mientras ella evita ser molestada, solo se ve su cola recorrer los pastizales en su juego por atrapar la mariposa.
Entonces ve al Pastor y rápidamente desaparece del valle, se asoman sus orejas al ras de la hierba y oculta su mirada; el Pastor sabe que el Zorro sigue ahí observándolo. La hierba se agita cuando el lomo rojizo huye a la frontera y de un brinco el Zorro vuelve a la oscuridad. Lo último que el Pastor ve es su cola agitarse al entrar.

La mariposa aletea donde el Zorro le perdió interés y recorre el campo para luego postrarse en el cayado. Él permanece pensativo donde el Zorro estuvo sentado cerca del rebaño y de nuevo mira el lugar en el que había desaparecido, y decide ir a buscarlo.


El desierto es apartado del valle en una línea definida donde remolinos de arena recorren la tierra con ásperos relieves afilados, creados por la erosión y corrientes que fluyen en los corredores.

Guiado por la antorcha de su cayado camina por un suelo que se desmorona en cada paso, mientras las rocas caen al vacío en un sonido que se aleja. Entra a una gruta que lo lleva a la bóveda de una cueva en el interior de la montaña, o lo que queda de ella, con un agujero en la cima por donde pasa la tormenta de arena. La mariposa vuela alrededor de un recoveco en la pared descubriendo el brillo de un ojo que parpadea en el interior.

—Ven conmigo. —el Pastor acerca la mano.

El Zorro asoma la nariz hacia la luz lentamente con algo de confianza pero vuelve a esconderse. Detrás del Pastor los zorros consiguieron rodearlo, apenas logra protegerse con el cayado y evita ser mordido.
Sus patas son veloces al surcar la oscuridad y zigzaguean para esquivar los golpes del cayado, lo zorros lo acorralan esperando el momento de atacar y le muestran los colmillos. Un zorro se impulsa de un salto y cae sobre de Él pero es abatido, otro aprovecha la distracción y se trepa a la espalda, el Pastor lo sujeta de la cabeza y lo lanza al suelo, apenas se libera cuando siente una mordida en el brazo, el zorro sacude la quijada y desgarra sus ropas.

El Zorro sigue atento al enfrentamiento desde el agujero, en cada paso que el Pastor retrocede la manada lo orilla a un precipicio, su pie resbala en el borde y apenas logra aferrarse antes de caer y busca en que apoyarse con los pies, los zorros se le dejan ir cuando el Zorro arremete contra ellos. Lucha impidiendo que alcancen al Pastor, recibe mordidas que lo hacen chillar y aun así continúa protegiéndolo. El Pastor se pone a salvo toma el cayado y corre a ayudar al Zorro que ya es presa de los otros, con golpes logra apartarlos y lo libera, en ese momento los zorros huyen.

Ahí en el corazón de la montaña está el Pastor con el cayado listo para defenderse, y una vez fuera de peligro ve al Zorro herido en el suelo con el pelaje teñido de sangre, hizo un esfuerzo para levantarse pero apenas logra mirar el rostro del Pastor que lo carga llevándolo fuera de la gruta hacia el desierto lejos de la montaña.

En su camino los ojos del Zorro se van desvaneciendo en un vacío hasta nublarse, su cabeza campanea vencida sobre su brazo y el calor del cuerpo comienza a perderse al mismo tiempo que la respiración desaparece.


El rebaño ve al Pastor con el Zorro en brazos y recostarlo muerto en los pastizales. Acaricia la quemadura de su rostro y observa el ojo marchito, reconoce sus orejas y con la palma recorre con suaves caricias el cuerpo del Zorro.

—Vuelve, vamos a casa. —dijo poniendo las manos en la frente del Zorro.

Deja al Zorro en la hierba y cierra los ojos juntando las palmas. El sol comienza a bajar en el cielo, el rebaño sigue su recorrido en el horizonte, el valle cede a la oscuridad pero sus rayos crean un camino luminoso al ras de los pastizales. El Pastor levanta el cuerpo del Zorro y camina detrás del rebaño, pero frente a Él hay hombres y mujeres, niñas y niños que avanzan en el camino. El Zorro se ha ido de sus brazos y en su lugar lleva el cuerpo de una persona.

El Pastor es el último en entrar en el sol y desaparece, inmediatamente la oscuridad consume cada rincón del valle, solo queda aquella fogata que se va apagando al mismo paso que las antorchas se extinguen, en ese momento donde no hay nada de luz, emergen gritos de las sombras y llantos que se lleva el viento.

Safe Creative #1912112665376

MI LUNA

Observo la luna inmensa, hermosa y radiante; sin compañía y tan semejante. Hermana mía platico contigo y hasta te pido consejos.

—Toma el rumbo de la inmortalidad —dijo —aprende el camino de la soledad; compartamos juntos este árido sentimiento, la amargura que observo en la tierra.

Conservemos el calor de nuestros corazones.

—¿Crees que podamos existir solo tú y yo? —pregunta.

Te amo como una parte de mí, deseo darte la esencia de mí existencia como el fruto que me abriga todos los días.

Carlos Reeves ’05
Safe Creative #1901069541680

PXMOR/Libro 1/Sentimiento VI

EL SIGLO DE LAS QUIMERAS

El adoquín rojo se extiende en el segundo piso alrededor del patio, camino por ese pasillo y me dirijo a la biblioteca. Es raro ver a alguien ahí, ni siquiera hay bibliotecario y es ideal para pasar tiempo solo.

Recorro los libreros hasta la ventana, enciendo un cigarro y me asomo a la calle, alcanzo a ver los muros que limitan la preparatoria y el árbol de la banqueta cuyas ramas llegan a mí. Arranco una hoja y la dejo caer, da giros en espiral en el aire y antes de tocar el suelo, una corriente la eleva muy alto en el cielo.

Las puertas rechinan al abrirse y golpean la pared, tiro el cigarro y me oculto. Hay un silencio inusual creado por algo que perturba la quietud de los objetos, y presiento la atmósfera de “Aquello” que se esconde. Con cautela me muevo en el pasillo recorriendo la mirada sobre los libros.

Escucho la goma de las suelas rechinar en la duela, una más ligera que la otra y distintas entre ellas; vienen susurros, carcajadas que no desean ser escuchadas y el golpe en una mesa que chilla.

Una joven está sentada en el borde de la mesa, el cabello oculta su rostro y entre las piernas tiene la cabeza de “Algo” que abraza su cuerpo. Es fascinante como goza y calla los gemidos de su orgasmo.

“Ésa cosa”, “Ése algo”; se alza y la besa a la vez que le sujeta el brazo, le da la vuelta y la inclina encarando a la mesa. Ella carcajea y se da la vuelta pero “Ése” o “Ésa” la vuelve a someter.

—¡Ay, me lastimas! —reclamó al golpearse la cabeza con la mesa, intenta retirarse pero apenas puede moverse.

“Ésa” o “Ése” levanta la falda de la joven y le abre los muslos, de su entrepierna brotan tentáculos que la sujetan con fuerza; en la forma andrógina de “Ése o Ésa” no distingo que cuerpo es penetrado. Lo que si veo es la desesperación de la joven en quitarse a “Ésa o Ése” de encima, “Aquello o Aquella” “Ése o Ésa” que la lastima, “Él o Ella” quien la viola y se rapta a sí, un cuerpo diáfano y otro tangible se mancillan a sí mismos.

En ese momento siento la turbulencia de emociones que se desvanecen en algo tan oscuro y perturbador. Hay un hedor en el aire y estoy paralizado obligado a seguir observando. Siento el dolor de su tristeza enfriar mi sangre.

“Ella o Él, Ése o Ésa, Aquella o Aquel. Él o Ella, Ésa o Ése, Aquel o Aquella.”

—¿Qué eres?

—…Esase— Respondió.

La joven cae a los pies de Esase y se retuerce con la vagina envuelta en sus muslos y la mano a tientas en el ano, el sangrado la paraliza y lentamente se marchita hasta volverse un bulto tembloroso y sollozante. Esase le lame la mejilla y se desvanece sin despegar su lengua de ella.

No imagino la impresión que tiene cuando su mirada, nublada en lágrimas, me descubre. Limpia sus pestañas.

—¿Por qué estás aquí? —preguntó —Es una pesadilla. —dijo agitando la cabeza tratando de borrar el pasado.

—No, es real. —respondí.

—¡Cállate! —oculta su rostro —Nadie sabe, sólo yo y nadie más. Tú no estás aquí, tú no existes para mí.

Vuelve a levantar la cabeza, se encuentra en un pastizal de un verde radiante a la luz del cielo cristalino, no siente dolor y viste una manta de un blanco impecable. Y entonces descubre que ya no estoy ahí.

—Lo siento. —dijo.

Safe Creative #1901069541680

En ese momento siento la turbulencia de emociones que se desvanecen en algo tan oscuro y perturbador. Todo se vuelve sucio y nada es claro solo más confuso; yo estoy paralizado casi obligado a seguir observando y siento el dolor de la tristeza derrochar el calor de mi sangre. PXMOR/Libro 1/Sueño (?)

EL REY DE TODAS LAS BESTIAS

Recuerdo una torre de cantera construirse frente a mí, alta de forma ojival y oscuros relieves. Como una lanza que divide la noche y con su punta parte la espesa niebla, los rayos de la luna entran por el corte y delinean los surcos en la fachada.

Las puertas se abren a la distancia de un cuerpo, la luz interior dibuja un resplandor suave, cálido y palpitante; siento cada onda irradiar hacia mí. El rosetón de un ojo corona el portal con la mirada puesta en los alrededores. Sobre de él hay una inscripción desgastada, mi vista se desvanece cuando intento leer y parece decir “Εσασε”. En cada extremo del rosetón se extienden alas formadas de huesos emplumados, y como ave muerta forman la base de la torre.

Me encuentro sentado con la mirada oculta por el filo de la capucha, veo mis brazos cubiertos por la túnica púrpura de bordados dorados; las manos me sudan al empuñar algo debajo de mis mangas.

Junto a mí hay hombres encapuchados atentos al altar, tengo la impresión de haber despertado de un sueño mientras algo sucede en aquella dirección. Levanto la cabeza al escuchar el llanto de una joven, está embarazada y es arrastrada por dos hombres, ella se resiste a caminar y lucha por liberarse.

“Hay algo familiar en ella, la he visto antes.”

Los hombres la alzan desnuda y ofrecen su pecho al cielo. Del mismo lugar de donde la trajeron otra mujer camina a ella desde el umbral; su túnica es igual a la mía, usa una corona de plumas forjada en bronce, y con la mirada sigue el recorrido de su palma sobre la piel de la joven sometida en el altar, presiona sus dedos en el vientre y de un golpe le clava su puñal.

El grito me levanta de un impulso, los hombres a mi lado intentan detenerme y usan su fuerza para someterme, los acuchillo con el par de dagas ocultas en las mangas, y con la furia de un león los apuñalo a todos los que se abalanzan en mi contra. Me abro paso cortando y atravesando a quien se cruce.

Los gritos de la joven son llamados dolorosos que vibran en mis oídos, siento la rabia emerger del corazón y consumir el miedo. Nada me detiene, no me importa perder las dagas, no hay dolor; mato todo lo que está a mi alcance.

“Yo deseo más.”

Siento un cosquilleo en los labios, mi quijada se abre con colmillos y me arrojo a la carne; rasgo cuerpos con las garras desmembrando huesos y entrañas en cada zarpazo.

Estoy lleno de la fuerza que se alimenta de la brasa ardiente en mi pecho. Arranco los rostros aterrados de sus cráneos, en ese momento soy poderoso.

Capturo a la mujer de la corona, meto su cabeza en mi hocico y la exprimo hasta sentir la sangre chorrear. Agachado en el altar devoro mi presa y veo como huyen de mí; disfruto escuchar sus gritos y lamentos.

“¡Soy quien sacrifica sus vidas, mí venganza!”

El cuerpo retorcido de la joven está en el suelo tal y como había caído, y en su rostro se congeló el horror que sufrió. La observo con el corazón retumbando en todo mi cuerpo, puedo sentir el pulso de la sangre y el vapor de mi jadeo. Sostengo a la joven en mis brazos y arrodillado en el altar la corono con las plumas de bronce.

Safe Creative #1901069541680

Sus gritos vibran en mi cabeza siento la rabia consumir el miedo que siento. Sé quién eres. Escucho el llanto de una joven, está embarazada y es arrastrada por dos hombres. Yo deseo más. Meto su cabeza en mi hocico y la exprimo hasta sentir la sangre chorrear. PXMOR/Libro 1/Sueño I: Manos de Sangre

ABRE TUS OJOS Y MÍRAME OTRA VEZ

Grito llamando a alguien pero no veo a quien.

“Estoy solo…”

Nadie viene al valle del zorro

Camino por la colina moteada de flores, oleadas de viento las agitan y libera sus fragancias.

Estoy inmerso en una neblina

Exhausto y cabizbajo levanto la mirada hacia el camellón de la avenida, hay un árbol de amplias ramas que cruzan la calle y dan sombra en la parada donde me encuentro.

El autobús se detiene con el rechinido de los frenos y la vibración de sus láminas; el aire comprimido silba y se abre la puerta. Pago el pasaje y camino por el pasillo que resplandece a la luz de las ventanas, cada línea áurea inhala alejando el brillo de los asientos, y exhala suavemente devolviendo la intensidad de su rayo. Todos excepto uno, aquel donde está la mujer del suéter negro con cuello de cisne.

—¡Es ella!

Está sentada con su mirada abandonada en el vacío; me acerco buscando sus ojos verdes pero ella se rehúsa a verme. Sentado a su lado tomo sus manos.

—Te extraño. —dijo.

Safe Creative #1901069541680

Abre tus ojos y mírame otra vez, hazlo como en las mañanas cuando despertaba a tu lado. Vuelve a mí, escucha mi voz y síguela, no te detengas y continúa hasta llegar a mí. Estoy esperándote, deseo ver tus ojos como la primera vez que te acercaste a mi. PXMOR/Libro 1/SUEÑO XII: EL ÚLTIMO AUTOBÚS DE LOS RECUERDOS

EL OBSEQUIO

“Caí a la oscuridad absoluta, en las profundidades donde él habita…”

Inconsciente me desplomo como pluma en el abismo; del cielo descienden listones finos y luminosos. Amarran mi cuerpo y me jalan suavemente a la superficie rizada. Cruzo la línea del océano hacia el firmamento y entro a un agujero con ventanas radiantes en luces doradas. En el ascenso la vitalidad de mi ser disminuye.

Del túnel sigue un valle de flores, el cielo es abierto y las nubes se concentran en un vórtice. Los listones se vuelven más cálidos y se transforman en un punto radiante que esparce llamaradas en forma de aros. Tres ángeles levitan en el paraíso y miran la luna sobre de ellos, en ella está la torre donde hay un gran árbol que emerge del corazón de la bóveda de cobre.

Mi viaje continúa por los caminos de roca hasta la biblioteca, y libros son arrastrados en una tormenta de arena. Luego vienen las cloacas y me llevan al interior de la torre. Llego al templo donde suena el órgano de viento, hay velas rodeando el altar y escucho una voz que me llama del exterior.

Es mediodía y una luz azul cae sobre el pueblo. Soplo el vaho en mis manos que apenas logro calentar.

La campanilla de la puerta suena al entrar en la cafetería, la tabla del menú se refleja en la vitrina de postres, no hay nadie en el mostrador.

Los aspersores rocían el césped y las gotas quedan atrapadas en sus hojas, un par de mariposas revolotean entre los árboles y luego suben a las copas, unos cuantos rayos de sol escapan de las ramas y caen al suelo con pequeñas motas de luz.

El tenue brillo titila al sonido del proyector, la película muestra el océano repleto de estrellas donde un cometa viaja en un punto luminoso.

Miro atrás y un centelleo aparece al otro lado de la calle, viene de su medallón. Está sentada en el pedestal del asta y espera reclinada en él. Su blusa es blanca y la falda gris, sus ojos son verdes y el cabello lacio color negro.

—¿Dónde habías estado? —pregunté.

—No me he movido de aquí —palmea el concreto y me mira —¿Subirás?

Me siento junto a ella y desde ahí observamos el pueblo.

—Un Sueño. —dijo ella

—Pero ¿quién?

—Yo, —dijo —siempre que me encuentro aquí sentada, te veo caminar por esos lugares y luego desapareces en uno de ellos.

—No lo recuerdo.

—Bueno, es la primera vez que llegas a mi lado. —se quita la medalla del cuello.

En sus manos extiende la cadena y me rodea con sus brazos; sus labios están cerca de mí y la beso, ella permanece conmigo hasta que la abrocha, entonces con una sonrisa da un salto y se aleja de mí. —¡Te estaré esperando! —grité a sus espaldas antes de que desapareciera al doblar la esquina.

Safe Creative #1901069541680

Tres estatuas de ángeles levitan en el cielo y miran la luna sobre de ellos, en ella está la torre y en el interior hay un gran árbol que emerge del corazón de la mina de cobre. PXMOR/Libro 1/SUEÑO XV: EL OBSEQUIO

UN HÉROE MUERE SIN ALIADOS

Hace frío en las cloacas, las paredes están húmedas y escucho las gotas reventar en el piso. Camino por el pasillo resbaloso apoyado de la pared hasta llegar a una bóveda, donde todos los túneles se juntan como un laberinto.

Al bajar las escaleras escucho el eco de voces provenir desde el fondo de la bóveda, los escalones son cortos y con los dedos me agarro de las salientes en la pared. Descubro un pasillo iluminado con velas, sus flamas titilan con mis pasos y se extinguen detrás de mí. Observo un grupo de jóvenes de trajes blancos armados con sables, escuchan a su líder que los ha reunido alrededor de la fogata. Intento ver su rostro, pero se desvanece con el sonido de su voz.

—¡Oye tú! — dijo el líder al descubrirme detrás del grupo, los demás voltean con rostros ocultos por la oscuridad.

Doy media vuelta ignorando los insultos que me lanza, pero una palabra más hace acercarme y golpearlo. Por un instante el grupo no cree lo que han visto, levantan sus armas y me persiguen.

Huyo por el túnel con toda la fuerza que tengo, la salida es imposible de hallar en este laberinto subterráneo y pronto mis piernas dejan de responder. Necesito un respiro.

Sus ruidos se alejan y creo que los he perdido, pero descubro a uno acechando en la oscuridad. Veo el brillo del sable desaparecer con su propia sombra.

“¡Está de espaldas!”

Me aproximo, empuño la daga y apuñalo su cuello, espalda y estómago. Caigo al suelo, veo su cuerpo tirado junto a mí y lo empujo al arroyo de la cloaca. Agarro el sable y me deslizo en la oscuridad listo para enfrentar a mis enemigos; entonces siento un golpe en el cuello y un chorro de sangre escapar de mí. Intento detener la hemorragia y mi vista se llena con destellos en cada golpe que recibo.

El águila ondea en el asta de la plaza de armas con el verde, blanco y rojo, en una noche que resplandece en llamas.

—¡Cúbranse! —gritó el soldado al haber una explosión.

El pelotón abre fuego contra un edificio, tanquetas disparan desde sus torretas, soldados se abren paso en el fuego cruzado hacia la entrada y los tanques se preparan a disparar. El capitán pide el apoyo aéreo para combatir a las fuerzas del interior.

Nuestras fuerzas están perdiendo el combate, soldados mueren y otros retroceden, los carros blindados explotan uno a uno. Escucho un grito en la plaza de armas y veo a una mujer protegiendo a su hija del tiroteo.

Me apresuro saltando escombros y cubriéndome de las balas, llego a ellas cuando un proyectil zumba y explota en nosotros. Los ruidos desaparecen, la bandera se incendia y la asta es derribada. En ese momento ves la realidad con lentitud, lo suficiente para conservar ese instante y llevarlo contigo.

Un moribundo tendría la imagen de su familia; yo veo los restos de la niña y su madre.

“Una nación perdida…”

Safe Creative #1901069541680

Hace frío en las cloacas, es igual a un laberinto. Cuando bajo las escaleras escucho voces circular desde el fondo de la bóveda, observo un grupo de jóvenes, armados con sables, escuchan a su líder que los ha reunido. PXMOR/Libro 1/SUEÑO II: MUÉSTRAME A UN HÉROE QUE HAYA MUERTO ACOMPAÑADO DE SUS ALIADOS

Soy un soñador, no un escritor

¡Hola! Me da gusto hayas venido, imagino que quieres conocerme, pero te equivocas si esperas el extracto de la biografía de mi vida, solo te diré lo que realmente necesitas saber.

Lo primero es que no soy Carlos Reeves, soy el mundo que existe en su interior y creé este sitio para llegar a él.

Soy como cualquier otro que le gusta leer y escribir, no estudié literatura y tampoco sé de grandes autores.

La razón por la que comencé a escribir es porque desde niño tomaba esos cuadernos Scribe de hoja blancas y dibujaba todo el día. Esos personajes y escenarios empezaron a tener una narrativa, entonces tuve que escribir sus historias y saber dónde terminarían.

Tengo problemas para concentrarme, si un colibrí vuela por mi ventana me la puedo pasar observando cómo se alimenta de las flores, incluso si se va, pareciera que me lleva con él a un mundo imaginario.

Soy perfeccionista, escribir es un trabajo duro.

Poseo una rivalidad contra las palabras y los renglones que conspiran en mi contra, paso horas editando y leyendo para aplacar su rebeldía. Antes me limitaba ocultarlos después de escribirlos, temía que lo leyeran y vieran semejante lío.

Pero todo cambió cuando descubrí que hay personas que pasaron por las mismas rebeliones. Keanu Reeves, Steve Jobs y Scott Fitzgerald.

Soy un soñador, no un escritor.

Claro que deseo lectores, premios y escuchar aplausos en la presentación de mis obras en la Feria internacional de libro en mi ciudad, y todo ese reconocimiento de mi talento, pero como dice mi prima Caro “Un paso a la vez”.

Escribo porque es el camino para llegar en mi, encontrarme y ser uno otra vez.

Yo no voy a ti, te invito que a vengas a mí.

El Zorro Extraviado

Soy un explorador de los sentimientos, la ciencia, la mente, la aventura, la muerte y sobre todo de Dios. Es aquí donde encuentro un nicho para narrar la relación humana que lastiman mi espíritu y la paz de mi conducta, los sentimientos íntimos de nuestras diferencias, la lucha de hacer el bien y encontrar la redención en ello.

La maldad de aquella persona puedo ser mía y existe una frontera en la que todos podemos sanar.

Esa no es mi historia…

SONRISA FELINA

[¡Oye! No te puedo contactar por teléfono. El domingo nos juntaremos todos los de la secundaria. Tienes que ir jajaja… A las 5pm en Plaza Galerías. Nos vemos]

Recibí su mensaje en facebook un día después de soñar con ella. Hacía tiempo que no me reúno con los compañeros de la secundaria, pero la realidad es ella la causa de mis nervios.

Llego antes de la hora y me siento en una banca lejos del punto de reunión. Aunque me llevaba bien con todos, solo son unos cuantos con quien realmente puedo platicar sin sentirme comprometido, y soportar esos molestos silencios.

Espero en una banca y finjo escribir en el celular para lanzar ligeras miradas. Dan las 5:00 de la tarde y hasta entonces no hay señales de ella ni de los otros, así que decido ir al punto de encuentro a la vista de todos. Pienso si me equivoqué de día o de hora.

“Estoy varado como gato en la duda.”

Si llegué tarde y todos se fueron siguiendo el plan, tendré que encontrarlos en la plaza o contactar a mi amiga para vernos, o evitarme la pena y retirarme. Me dedico a mirar rostros con la posibilidad de encontrar uno familiar, me imagino observándome desde aquella banca y lo despistado que me veo en la entrada como el último jugador elegido. En fin, estoy atrapado y desearía no estar aquí.

“Qué rayos sucede, ¿dónde están?”

Son las 5:30 cuando ella sale de la plaza a mi encuentro, con sus ojos verdes y sonrisa felina me abraza. Es un poco más pequeña así que su cabeza me queda a la altura del cuello y puedo oler el mentolado aroma de su cabello. La verdad no recuerdo de que tanto hablamos esa tarde, supongo que fue agradable por nuestras miradas y carcajadas

Cuarenta minutos después llega uno de los otros, saluda a mi amiga pero no me recuerda, entre cierra los párpados como si esperase que le dé prueba de ser compañeros años atrás. No le doy importancia y sonrío.

Llega su mejor amiga y con un beso me reconoce, viene acompañada por otra chica de la secundaria, y al igual que el otro me ha olvidado. En verdad me da igual.

Esperamos hasta que entendimos que somos todos. Me siento mal por ella, solo pocos vinieron.

Fue de las más populares en la secundaria y no por la baratería de ser la “sexy”.

“Lo siento, es cierto. No hay estafa más grande que la popularidad por la belleza de la juventud.”

Ella es todo lo contrario, por supuesto que es linda de facciones finas y suaves, labios gatunos y orejas que se asoman de su cabello negro. Su piel es clara sin llegar a ser blanca, delgada con un trasero pequeño y firme como durazno; a veces parece grande o pequeño, caído o levantado, todo depende de su ropa. Lo mismo sucede con sus tetas, son como un par de magdalenas; solo necesito leche para disfrutarlas.

“No es perfecta, más es auténtica en todo su ser.”

Estoy seguro de que la razón de su popularidad es por su personalidad, se adaptaba muy bien a las bolas; un día podía hablar de videojuegos, tableros de juego, historietas y otro día la veía en la cancha de baloncesto o de voleibol.

Era pésima estudiante y más de una vez la tuve que sacar de algún apuro para evitar la prefectura. Realmente no estoy seguro de cuando comenzamos a juntarnos, pero si el día que nos conocimos.

Fue cuando el balón de voleibol cayó al pasto y rodó hacia mí, donde descansaba.

—¡Oye! ¿Me pasas el balón? —dijo.

Apenas levanto los brazos de los ojos y la veo parada en la cancha con su uniforme blanco, detrás de ella todos esperan mi respuesta.

—Ven tú.

—¡Por favor! —con las manos en la cintura.

—No soy tu maldito bolero. —volví a cubrir mis ojos.

“Aún siento su presencia ahí parada.”

—Olvídalo —escucho a uno de los jugadores —Me cae que ni la llega.

Apenas veo de reojo y lo encuentro al otro lado de la cancha. Me levanto y tomo el mentado balón.

—¡Aguas ya se enojó! —se burló apoyado de las carcajadas de los demás, incluso ella cubre su boca para reír.

Aviento la bola frente a mí y salto golpeándola en el aire, sale disparada sobre la red sobrepasando a los jugadores y cae en picada, el tipo que gritó se lanza sin éxito y la pelota cae dentro de la cancha.

No fue el mejor de todos los tiros, estaba más animado a pegarle al tipo que hacer la jugada. Fue lo suficiente para impresionarlos.

Compramos café en la Flor de Córdoba y vagamos por la plaza sin rumbo en la corriente de gente embrutecida por las compras. Entonces mi amiga propone ir al billar, creí que eso elevaría los ánimos, pero cada uno saca un pretexto para irse.

“Vale ¿entonces a que han venido?”

Así que vamos solos, la pasamos muy bien y nos divertimos mucho; pedimos papas a la francesa y sodas, y dividimos la cuenta.

Ella me gana dos de tres juegos; después pasamos a un videojuego de pistolas en el arcade, formamos equipo contra los demonios que intentan matarnos, si lograban vencernos, entonces iniciaremos separados en algún punto del juego hasta reunirnos.

Ya en la noche intercambiamos números y nos despedimos. Ambos tomamos el mismo autobús solo que en direcciones opuestas de la ciudad. Ella espera frente a mí distanciados por la avenida.

Safe Creative #1901069541680
PXMOR/Libro 1/SENTIMIENTO XV: Mirada Felina

LA VOZ EN LAS TINIEBLAS

Sin compasión ni remordimientos, adiós lágrimas.

El odio, la ira y la venganza me satisfacen.

“¿En quién puedes confiar?”

Yo respondería.

“Confía en ti”

Hay que triunfar ante la traición, levántate y persevera.

“Sé lo mejor de ti.”

El amor se desvanece y el odio prevalece; sigue tus ideales e impúlsate. Vence al enemigo silencioso que habita en tu espíritu, esos sentimientos ocúltalos y vivirás.

Carlos Reeves ’05
Safe Creative #1901069541680

PXMOR/Libro 1/SENTIMIENTO I: Guerra Interior

LA NOCHE DEL DEMONIO

Arrullado por el canto de los grillos de la noche, veo el oscilar de las ramas en el viento y cierro los ojos.

Miro por la ventana y noto un vacío en el cielo donde las estrellas se han apartado de la luna. Envuelto en la oscuridad el canto se detiene y los grillos escuchan la voz que me llama.

Algo se asoma de las ramas y se aferra al tronco con sus garras, desvía la mirada al cielo y sube el árbol con pasos lentos hasta desaparecer en las hojas.

Tomados de la mano caminamos por la calle de una ciudad colonial ensombrecida por la tormenta que se aproxima. Sin decirnos una palabra recorremos las fachadas con acabados de cantera cálidamente iluminadas: Ella me sonríe.

El camino se vuelve más estrecho y los muros se abrazan hasta que solo puedo avanzar detrás de ella. Al final hay un campo de colinas verdes y en el centro de todo, una torre como una lanza bajo la luz de la noche. Sobre la entrada está el símbolo de un ojo y en cada extremo se extienden grandes alas encadenadas que aprisionan el edificio.

—Tengo que partir. —dijo soltando mi mano.

—Déjame ir contigo. —insisto en acompañarla pero se rehúsa.

Camina al interior de la torre cuando vuelvo a sujetar su mano. Los truenos dibujan las nubes y quiebran el cielo, la lluvia cae en largas y pesadas gotas.

—Vuelvo pronto, yo te busco. —se aleja liberándose de mí —Espera mi mensaje.

Corro a ella y rodeándola con los brazos apoyo el rostro en su hombro.

—Te necesito, te amo.

Su cuerpo se derrumba en mis brazos, sostengo su cabeza y la llamo; las puertas de la torre se abren, del interior viene la voz que me susurra al oído desde aquella distancia.

Algo se aproxima.

—¡Que le has hecho! ¿Por qué has venido?

Ese algo solo me observa estático bajo la lluvia.

Safe Creative #1901069541680

El grilleo de la noche donde las estrellas se han apartado de la luna, los insectos escuchan la voz que me llama. PXMOR/Libro 1/ SUEÑO XI: La Noche del Demonio

LA CAÍDA DEL ESPÍRITU Y EL REGRESO DEL ÁGUILA

Tengo esa sensación de intranquilidad, me pongo de pie y camino por el pasillo sintiendo esa inquietud aumentar.

Pronto mi corazón palpita rápidamente y mi respiración se estremece. Ahora corro por el pasillo que se extiende al infinito y se revuelve en la oscuridad.

Llego a una puerta delineada por la luz del más allá.

Miro por el borde y del otro lado, hay un desierto debajo de un cielo nublado; puedo ver a una niña sentada con la mirada en el horizonte donde el desierto se parte y comienza un risco hacia la nada. La niña se pone de pie, golpeo la puerta para llamar su atención pero apenas dirige el oído.

Da un paso adelante y lentamente otro, da el siguiente y el próximo, hasta correr al horizonte y se lanza al risco con los brazos abiertos.

La puerta se abre de una vez, me apresuro a alcanzarla y me elevo en el viento. No la veo desde las alturas y temo lo peor; mi vista mejora y la encuentro. Mi cuerpo vibra al descender con velocidad.

La niña se sacude desmayada en el aíre, logro atraparla con las garras y abro las alas. La niña despierta, sube a mi lomo y me abraza del cuello recostándose en mí. finalmente nos dirigimos a nuestro destino.

Safe Creative #1901069541680

La intranquilidad se extiende en el infinito y se revuelve en la oscuridad. En el horizonte comienza el risco hacia la nada, doy un paso adelante y me dejo caer en picada, y extiendo las alas para ascender. PXMOR/Libro 1/S.III: La Caída del Espíritu y el Regreso del Águila.

Un Mudo Oscuro y Miserable

Mi mente y espíritu son opuestos a los tuyos; mis ojos están vendados y empuño una espada para cortar cada trozo de ti y restaurar la balanza. Estoy ciego y solo te oigo pedir audiencia.

Escucho frágiles hormigas de espíritu miserable, seducidas por la reina que ellas han coronado. Una reina radiante de ilusiones y adormecida por la melodía de los consejeros que la adornan.

La reina de hoy es distinta a la del mañana, es la investidura el verdadero culto del reinado. Los cielos se nublan sobre el reino y oscurecen el espejismo de su poder.

Siento que un nuevo mundo se aproxima creado por el hombre y la mujer. Mujeres y hombres a quienes les arrebataron la luz, vendrán como relámpagos dentro de una tormenta de cólera y dolor.

CARLOS REEVES ’07
Safe Creative #1901069541680

PXMOR/Libro 1/SENTIMIENTO XIII: Espectros del Mañana

LOS MORADORES DE LAS CAVERNAS

En este estrecho pasillo desciende la serpiente de fuego hacia el corazón de la montaña.
Avanzamos en la penumbra de los túneles, las antorchas revelan suaves contornos en nuestras armaduras y en la marcha iluminamos el camino.

Los habitantes del pueblo pidieron nuestro auxilio y un primer grupo atendió el llamado. Pasaron semanas sin saber de ellos así que fuimos en mayor número a terminar la encomienda.

Meses atrás los mineros descubrieron una bóveda de cobre donde demonios están presos dentro de una montaña. En un principio los mineros los confundieron con figuras talladas en piedra pero despertaron al sentir la presencia humana, alzaron sus cuerpos altos y robustos de centelleantes miradas en tétricos rostros, con melenas enmarañadas y cuernos torcidos.

Las quimeras observaron a los mineros huir aterrados. De pronto en su escape quedaron paralizados al oír la oleada de berridos que surgieron de las profundidades. Los mineros que lograron escapar sellaron el respiradero de la mina y oyeron los gritos de sus compañeros ahogarse en el interior.

Seguimos la oración en latín provenir en los túneles, como vamos acercándonos un resplandor de fuego se hace más intenso. En el descenso descubrimos a un monje arrodillado frente a la cruz que arde con uno de nuestros hombres crucificado, aunque su armadura y cuerpo se carbonizaron, levanta la cabeza de su hombro para mirarnos, en ese instante desenvainamos las espadas.

–¡Santos, retrocedan! –dijo el monje con voz rasposa y se pone de pie –¡Este es mi reino!

El monje arremete contra nosotros con espada en mano y pasos torpes, todos le abrimos camino, esquivamos sus ataques lentos y vagos mientras nos maldice. Ninguno se atreve a combatirlo, está loco pero es un hombre de Dios, uno de nosotros enviado en el primer grupo a preservar la fe de la expedición.

Doy un paso lateral cuando se abalanza contra mí, el peso de la espada lo hace tambalear y con la punta se apoya para no caer, apenas se repone y gira el rostro en torno a nosotros, levanta alto el filo y, de un solo movimiento le amputo los brazos con el canto de mi espada. Cae al suelo y chilla retorciéndose cuando le atravieso el pecho, y a mi complacencia agito la hoja de lado a lado hasta reventar las costillas.

Limpio la sangre de mi rostro ante las miradas de mis compañeros, me abro paso entre ellos y sigo el descenso a la bóveda de cobre.

Safe Creative #1803096070525

En la penumbra iluminamos el camino donde demonios son presos, de centelleantes miradas con melenas enmarañadas y cuernos torcidos. En el descenso descubrimos la cruz que arde con uno de nuestros hombres crucificado. Un hombre de Dios, la fe de la expedición, le amputo los brazos con el canto de mi espada y le atravieso el pecho y limpio la sangre de mi rostro ante las miradas de mis compañeros. PXMOR/Libro 1/Sueño VI